27 may. 2015

CONVIVENCIA DE PRIMERA COMUNIÓN


Un año más, Oronoz y sus formidables paisajes nos esperaban para una nueva edición de la tradicional convivencia primaveral de los niños de comunión. Con un día nublado, pero sin una gota de agua y una temperatura agradable, pudimos disfrutar de las actividades programadas que, como es habitual en esta convivencia, giran en torno a los cinco sentidos. Vivir la vida, experimentar a Dios con los cinco sentidos. No dejar escapar nunca el milagro de la vida que se nos regala a cada momento. 
Tiempo para jugar, parar orar, para celebrar, para ir a la cama y no querer o no poder dormir. Y es que la emoción que suscita la experiencia activa toda nuestra energía interna.



No hay año en que no les de a nuestros niños por construir una cabaña. Esta vez se inspiraron en los tipis indios, mostrando las maravillas del trabajo en común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario